12 mayo 2016

SCALEXTRIC es pasión.


Corría el año 77 y yo contaba con nueve añitos cuando "La madre de todos los juegos" cayó en mis manos. Fue un regalo por mi primera comunión que un amigo de mi padre (D. Ángel de Andrés) me hizo. El pobre hombre quiso ser muy espléndido sin pararse a calcular el precio de ese gesto.
Entramos por la mañana en la sección de juguetes de los viejos almacenes "Fontecha y Cano", no había nadie en la tienda, salvo el dependiente y D. Ángel me dijo: "elige lo que más te guste".
No tuve que buscar ni un segundo, lo tenía al lado... a D. Ángel se le cambió la cara.
Tenía un Scalextric, tenía un Scalextric... ya era mío!!!
Se trataba del GT-23, un circuito muy básico acompañado de los míticos Ford GT, uno blanco y otro azul. No sólo se trataba de jugar rodando los coches por la pista y ya está! Disfrutaba montando las pistas, haciendo de pequeño mecánico... disfrutaba también oliendo el hedor del "buitrato" que salía de esos coches, o tocando su caja mientras miraba embobado la sensacional ilustración de Lluís Bargalló, con ese precioso Ford GT azul (mi color favorito), con el número 7 (mi número favorito), que ganó en Le Mans en el 68 (el año en que nací). No cabía duda, estaba predestinado a ser mío.
No tardé en juntar mi Scalextric con el de mi primo, para poder tener así; una pista mayor. Y empezamos a comprar coches y mas coches.
El final de la historia es muy triste y no quiero contarlo, pero un buen día dejé de tener mi Scalextric, me lo quitaron... y delante de mis narices, sin darme opción a réplica.

fanart que hice como homenaje a Scalextric, pero también a esa época, al olor a buitrato y  las maravillosas ilustraciones de Bargallo.
(se ve claramente que está inspirado en el GT-23)


En éste post he conseguido juntar dos de mis pasiones, el Slot y el Dibujo.
 
Hace poco más de año y medio, y poniendo a mi hija como excusa, me compré un Scalextric, o lo compraron los Reyes Magos de Oriente, ya no me acuerdo...
He ido ampliándolo y ya puedo decir que tengo un circuito importante y una hermosa colección de coches. Y algo SI que os puedo asegurar... NADIE me lo quitará jamás, por encima de mi cadaver!


No hay comentarios: